¿SUPERAMOS OBSTÁCULOS?

¡Verano, caluroso verano! Mientras voy haciendo un poco de mantenimiento físico, trabajando mucho en mi proyecto y haciendo todo aquello que no puedo hacer durante el año…espero la temporada siguiente. Descanso poco, es cierto, pero el hecho de pensar que de nuevo en septiembre tendré la oportunidad de volver a intentar ser atleta de élite y que podré tener preparados y organizados mis proyectos que tanto trabajo me han traído durante estos años, ¡me inunda una ilusión que no me deja esperar! ¡Quiero que sea septiembre ya!

“Todo lo malo tiene algo bueno, y todo lo bueno tiene algo malo”. Desde pequeña me he repetido esta frase. Aunque no siempre es fácil ver lo “bueno” cuando las cosas no van bien, aún así, existe. Llevo 3 temporadas a otro nivel atlético del que siempre he estado, digamos que después de unas temporadas previas donde los resultados no acababan de salir como deseaba, acabé cansada, resignada…carne de cañón para lo que luego vino.

Un hecho trascendental cambió mi vida. Un cáncer de colon que rápidamente invadió varias partes del cuerpo se llevó a mi madre en 5 semanas desde la fecha de diagnóstico, un 5 de octubre. La vida no te prepara para este tipo de golpes.

Después de su pérdida, me puse a entrenar y con poco entrenamiento me presenté en un meeting internacional en Bélgica y conseguí la mínima para participar en el campeonato de España de pista cubierta, pero era incapaz de competir, la pena me invadía y empecé a lesionarme. Mientras, me refugiaba en mis proyectos, Espacio De Corredoras y #elartedecorrer. Fueron, tanto ellos como mi entorno familiar y de amistades, quienes me ayudaron en esta travesía del desierto. Tener un amigo, es tener un tesoro, ¡y tuve muchos! ¡Qué afortunada!

Esta temporada ha sentido una ráfaga de aire fresco, he podido volver a sentirme atleta: entrenarme un poquito, asomar la cabeza en la competición de nuevo sintiéndome competitiva y consiguiendo casi la mínima para el campeonato de España (hice dos carreras y me quedé a 3 centésimas)… Todo esto mientras he hacía crecer mis retos y proyectos profesionales que también alimentan mi motivación. Tengo esperanzas puestas en el futuro, he aprendido mucho estos años. Además, los campeonatos del Mundo de atletismo, son un subidón para cualquier apasionado del atletismo, ¡qué recuerdos! ¡Yo quiero volver!

El deporte te enseña valores personales que trasladas al resto de ámbitos de tu vida y son un complemento perfecto para superar obstáculos. Porque entiendo la vida como una carrera de obstáculos, donde superar los que nos encontramos delante, mientras vivimos nuestro tiempo de manera positiva y feliz, es el objetivo a conseguir. Una vez me dijeron “se vive tristemente feliz” y al principio pensé, ¡ufff! ¡Lo que me espera! Luego, tenía una connotación positiva, podemos ser felices a pesar de los obstáculos. Pues superemos obstáculos y sigamos con una sonrisa, yo lo haré corriendo mientras dure mi carrera deportiva! Quizás no consigo mis sueños, a veces me siento lejos y a veces todo lo contrario, de nuevo a mi alcance porque de mí depende. Pero sé que lo habré intentado y si al final del camino veo que no lo he logrado, lo asumiré valorando que lo importante fue el camino y lo que aprendí durante el recorrido.

Algo en lo que fallé y que es una gran lección de vida es que si trabajas bien y perseveras, todo llega, tarde o temprano. Yo, lo cierto es que no tuve paciencia suficiente como para dar el salto definitivo y ahora tengo que volver a escalar dos o tres peldaños tras dar algún pasito atrás. Pero tengo claro que, y si has sentido esto me entenderás, si lo hicimos una vez, ¿porqué no una vez más? La diferencia es que ahora sabemos como hacerlo porque ya lo hemos logrado antes

Soy MªCarmen González Reina, aunque todos me llaman Mary, atleta internacional en los 800 metros y una fábrica de ideas infinita jeje. He vivido experiencias increíbles en campeonatos de España, en viajes con la federación catalana y en mis internacionalidades. Ah! Y en mis escapadas por meetings por Europa. Siempre lo digo, te vas de viajes y sales de casa de una manera y vuelves de otra muy diferente, más rica por todo lo vivido.

Así que os animo a ser tristemente felices, aprovechar cada obstáculo para sustituirlo por un nuevo reto que os hinche el pecho de ilusión y sobre todo, sobre todo, que os digáis: “Consigo mis retos, porque disfruto del camino”. ¿Superamos obstáculos?

Mary González Reina
@marygonzalezreina


Otros posts